TRADUCTOR

¡BIENVENIDOS A LA ESCUELA DOMINICAL! ARTÍCULOS, LECCIONES, JUEGOS Y OTROS RECURSOS ÚTILES PARA TU CLASE
Por: Verónica Reátegui Yesquén

31/3/08

HISTORIA DE LA ESCUELA DOMINICAL

Roberto Raikes (1735-1811), conocido como el “Padre de la Escuela Dominical”, vivía en Gloucester, Inglaterra y como cristiano anhelaba servir a Dios. Aproximadamente en 1780 (En la segunda mitad del siglo XVIII) empezó su trabajo al servicio de su comunidad. Los pobladores de Gloucester veían que en los barrios pobres se había desatado una ola de pillaje y vandalismo entre los niños. Resulta que estos niños trabajaban como adultos en las fábricas, seis días a la semana, recibiendo como pago, una miseria, y los domingos lo dedicaban a deambular por las calles, dejándose llevar por la delincuencia.

Es así que pidieron a Roberto Raikes, que como periodista publicara en su diario una buena reprimenda a los padres de estos niños. Pero Raikes vio que esta propuesta no daría resultados positivos, y se le ocurrió una mejor idea, se propuso abrir una escuela en donde a estos niños se les enseñara no solamente, a leer y a escribir, sino también la Palabra de Dios; para así prevenir el crimen en esa Ciudad.

Roberto Raikes, en lugar de simpatía, recibió burlas y oposición; pero, a pesar de todo, él siguió adelante con su proyecto y empleó a un maestro para enseñar a los niños. Al inicio este trabajo no fue fácil, porque los niños se oponían a recibir instrucción alguna. Sin embargo, con esfuerzo y dedicación lograron su objetivo y tuvieron éxito. 

La obra se inició en la cocina de una casa de uno de los barrios más pobres llamado "Callejón Tiznado", la cual se llenó totalmente. Posteriormente también en otros hogares, hasta que se formaron escuelas dominicales en casi todos los barrios pobres de la ciudad. En sólo cuatro años se establecieron escuelas dominicales con dos mil quinientos alumnos. Años más tarde creció a cuatrocientos mil. Esta idea se difundió a otras ciudades inglesas, donde también aperturaron sus escuelas.

En 1785, un Bautista de nombre Willian Fox, fundó la primera organización para promover escuelas dominicales basándose en lo siguiente:

1. La prevención del vicio.
2. Animar la industria y las virtudes.
3. Dispensar la obscuridad de la ignorancia.
4. Difundir la luz del conocimiento y
5. Ayudar al hombre a entender su lugar social en el mundo.

Los niños aprendieron a leer y a escribir, siendo su libro de texto básico, la Biblia. Juan Wesley [1] también reconoció que estas escuelas tenían sus méritos y escribió: “Creo en verdad que estas escuelas dominicales son las instituciones más nobles que han aparecido en Europa por siglos. Se aumentarán más y más si los maestros y los oficiales son fieles a sus deberes.” [2]

También América recibió con agrado este plan, siguiendo la misma política de Inglaterra como Guillermo Elliot quien al igual que Raikes, daba clases dominicales a los niños en una cocina, pero la de su propia casa. 

Algo que se inició para evitar el vandalismo entre los niños y dirigido también a los pobres, llegó a ser el centro de enseñanza educativa y evangelística dentro de las iglesias protestantes. En 1872 la Convención Internacional de Escuelas Dominicales, realiza un plan para que las lecciones sean uniformes, la idea era que en toda la iglesia y denominación, estudiaran el mismo pasaje en un domingo determinado. Ya en 1900, estas lecciones se habían traducido a cuarenta idiomas.

Actualmente la Escuela Dominical es un departamento importante dentro de toda iglesia evangélica local, en la que se tiene como prioridad dar la enseñanza de la Palabra de Dios, en forma sistematizada a niños, jóvenes y adultos generalmente basada en personajes bíblicos y aplicada a la vida del alumno mediante la memorización de un texto.

A través de la historia, vemos que los niños han sido vistos dentro de los programas educativos como piezas claves para su participación futura en beneficio de la sociedad y del Estado. También observamos que la enseñanza ha pasado por procesos de cambios, en el cual, el sistema se ha ido modificando. 

Años más tarde separada la educación cristiana de la secular, se descuida en las escuelas las enseñanzas bíblicas para dar prioridad a la secular, dejando lo religioso a las Iglesias, lo que ahora sólo se enseña una sola vez a la semana. Creemos que es deber de cada iglesia hoy en día, tomar como ejemplo estos programas de nivelación educativa a fin de que otros niños también sean parte de los beneficios que puede ofrecer la iglesia en sus vidas tanto en el conocimiento secular (nivelación) y básicamente en la parte espiritual (la palabra de Dios). Invitemos a nuestros líderes profesionales a que sean parte de este trabajo de bendición.
______________________________________________________
[1] John Wesley y su hermano Charles W. Fueron los fundadores del movimiento religioso metodista en Inglaterra en el año 1729.[2] Ralp Williams y Beth Handy, La Escuela Dominical, El corazón de la Iglesia (P.7-14), en: Separata del curso de Educación Cristiana del IBL, 1996. Lima, P.4





4 comentarios :

Yazmani dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Fernando Campos dijo...

Muy, pero muy, bonito blog, amiga Verónica, que Dios te bendiga mucho y adelante!!!

El Señor no olvidará tu trabajo de amor!

Anónimo dijo...

Dios le bendiga por este precioso trabajo de informar y educar al pueblo de Dios de los origenes de la escuela dominical. Siga hacia adelante que muchas vidas son tocadas a proseguir ese lindo trabajo de enseñar a otros la palabra de Dios.

Publicar un comentario en la entrada

¡GRACIAS POR VISITAR ESTA PÁGINA!

LICENCIA DE USO:

Los artículos, Guías, y otros documentos publicados en este espacio es Derecho Reservado. Se permite la copia en cualquier formato siempre y cuando no se alteren los contenidos y se haga reconocimiento del autor.

Consulta Wikipedia

Resultados de la búsqueda