TRADUCTOR

¡BIENVENIDOS A LA ESCUELA DOMINICAL! ARTÍCULOS, LECCIONES, JUEGOS Y OTROS RECURSOS ÚTILES PARA TU CLASE

LICENCIA DE USO:

Los artículos, Guías, y otros documentos publicados en este espacio es © Derecho Reservado. Se permite la copia en cualquier formato siempre y cuando no se alteren los contenidos y se haga reconocimiento del autor y/o de la Institución.

Por: Verónica Reátegui Yesquén

16/9/17

"CONOCIENDO CADA DÍA LA BIBLIA"

“… y que desde la niñez has sabido las sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Ti. 3:15-17

INTRODUCCIÓN

¿Qué es la Biblia y de dónde proviene su nombre? 

Antiguamente a los rollos de los libros del Antiguo Testamento, se les llamaba "Escrituras". Estos rollos eran compuestos de una planta llamada papiro, cuyas cortezas eran abiertas y extendidas en forma horizontal y otras en vertical para luego ser golpeadas con una piedra con el fin de que suelten una especie de goma y se peguen entre sí al secar. Así era como se obtenía este material, especie de una tela rígida y gruesa en donde se podía escribir. 

Este material era importado desde Egipto por los griegos y lo llamaron “Byblos”, por el nombre del puerto de Fenicia “Biblos” de donde provenía el papiro. Es así que término Biblia, proviene del idioma griego “Biblion” que significa “libros”. Y el primero en llamar “Biblia” a las Sagradas Escrituras fue San Clemente, uno de los primeros padres de la Iglesia después de los apóstoles.

A la Biblia también se le conoce como “Libros santos” o “libros por excelencia”, porque nos revela la historia de la creación del universo y del mundo, la del ser humano y de todo lo que nos rodea. Además de poesías, profecías y cartas, escritas para todos los tiempos.

OBJETIVO DE LA BIBLIA

Dar a conocer, al Padre, creador nuestro y sustentador del universo; a Jesús, su Hijo como nuestro Salvador personal y al Espíritu Santo, nuestro guiador y consolador. (Jn.20:31; 2da. Ti.3:15-17; 1 Jn. 5:13).

ESTRUCTURA GENERAL: La Biblia se divide en dos secciones:

A. ANTIGUO TESTAMENTO: Contiene 39 libros y se divide en cuatro secciones generales. Más una subdivisión en los libros proféticos.
1. Pentateuco: "Penta = Cinco" y "Theuco = Estuche o Caja". Se le denomina a los cinco primeros libros de la Biblia. Los hebreos lo llamaban “Torah” que significa “Enseñanza, instrucción o Ley” (Jos.23:6). Los Sacerdotes guardaban estos cinco Libros en una vasija especial.

2. Libros Históricos: Conjunto de doce libros que narran la historia de Israel, de sus gobernantes y profetas. (1 R.14:19, 16:5; 2 R.1:18; 1 Cr.29:29; 2 Cr.34:31; Est.6:1; Sal. 40:7). Empieza del libro de Josué hasta el libro de Ester.

3. Libros Poéticos: Conjunto de libros que contienen diálogos, poemas, cantos y refranes populares éticos. Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés y Cantar de los Cantares.

4. Libros Proféticos: Conjunto de libros que contienen mensajes de parte de Dios dados a los profetas para comunicarlos a su pueblo (2 P.1:21). Estos libros se dividen en dos secciones. Profetas Mayores y Profetas Menores.

B. NUEVO TESTAMENTO: Contiene 27 libros y se divide en cuatro secciones:


1. Los Evangelios: Son los cuatro primeros libros del N.T. que narran la historia de la vida de Jesús, su obra, muerte, resurrección y ascensión al cielo (Lc. 1:1-4; Jn.20:31).

2. Libro Histórico: Hechos de los apóstoles, escrito por Lucas y colaborador del apóstol Pablo. Narra la historia y la obra misionera de los primeros cristianos bajo la dirección del Espíritu Santo (Hch.1:1-5). 

3. Epístolas o Cartas: Conjunto de cartas que enseñan sobre temas doctrinales y ética cristiana. Las epístolas se dividen en dos secciones. 
  • Epístolas Paulinas: Se les conoce con este nombre a las trece cartas que escribió el apóstol Pablo, en su mayoría, dirigida a las iglesias que fundaba y visitaba, incluyendo la carta a Filemón donde intercede por Onésimo.
  • Epístolas generales o universales: Se dicen “universales” porque no están dirigidas a un solo destinatario o a una sola iglesia sino a todos los creyentes (Hebreos, Santiago, 1ra. y 2da. de Pedro, Cartas Juaninas y Judas).
4. Libro profético: Apocalipsis o revelación, enseña acerca de la segunda venida de Cristo y el juicio final de Dios para toda la humanidad. Además de revelar lo que sucedía en la persecución contra los primeros cristianos (Ap.22:7).  

CAPÍTULOS Y VERSÍCULOS

En los escritos originales no existía separación entre las palabras, ni había signos de puntuación, ni había títulos. Los capítulos aparecen aproximadamente en el año 1220. El Arzobispo inglés Stephen Langton dividió los escritos de la Biblia en capítulos, y este sistema se usó por primera vez en París. Unos tres siglos después, en 1528, Santos Pagnino dividió los capítulos en versículos, y aproximadamente en el año 1555, el protestante francés Robert Stienne (Roberto Stefano) terminó de editar toda la Biblia en versículos incluyendo a los Libros Deutero canónicos. 

El propósito de estos hombres que trabajaron con esmero fue para facilitarnos la búsqueda de los textos bíblicos, siendo una gran herramienta para el estudio de la Biblia.

CARACTERÍSTICAS: La Biblia presenta tres características principales:

1. INSPIRADA POR DIOS: Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” 2 P.1:21. 

El término proviene del latín “inspirare” que significa “respirar”, soplar”. Aunque la Biblia fue escrita por muchas personas, sin embargo, se puede decir que el autor es uno sólo, Dios. Porque fue el Espíritu Santo quien acompañó y guió a estos grandes escritores, quienes se dispusieron a investigar y redactar estas verdades (Mt.5:18; 2da. Ti. 3:16). Por ejemplo en Job 26:7 dice: “Él extiende el Norte sobre el vacío, cuelga la tierra sobre la nada.” ¿Cómo el autor pudo saber que la tierra colgaba sobre la nada?, en Isaías 40:22, “Él está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas…” ¿Cómo sabía el autor que la tierra es redonda, si aún, en aquel entonces se pensaba que la tierra era plana? Mucho antes que los científicos demostraran al mundo sobre el espacio y la forma de la tierra, las Sagradas escrituras ya lo habían revelado.

Los escritores tuvieron en cuenta lo siguiente:
  • Que el mensaje de Dios sea transmitido, comprendido e interpretado correctamente.
  • Que las Escrituras sean útiles a fin de enseñar, animar, corregir, reprender y educar hacía una vida de rectitud delante de Dios y de los demás.
2. REVELACIÓN DE DIOS:El misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos. A ellos, Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, esperanza en gloria.” Col. 1:26-27. 

“Revelación”, significa “correr el velo que cubría lo que estaba oculto”. Es descubrir las verdades que sólo Dios puede mostrarnos de su persona y de su obra redentora (Heb. 4:12-13). Dios se valió de hombres fieles, obedientes y sabios para revelar su mensaje y comunicarlas a todo el mundo, “Pues por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente.” Ef. 3:3.  

3. INERRANCIA:Os he escrito, no porque seáis ignorantes de la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.” 1 Juan 2:21. 

En las Sagradas Escrituras no hay mentira en su revelación, todo lo que está escrito en ella es verdad. La historia, las profecías, las promesas de Dios, etcétera. 

Lo interesante es que, a pesar de que cada autor ha presentado un estilo literario diferente, no ha descuidado el mensaje central y verdadero que es el Plan de Salvación. 

PROCESO DE REDACCIÓN DE LA BIBLIA   

Dios le dijo a Moisés: “Escribe esto para que sea recordado en un libro…” (Ex.17:14).  La Biblia se escribió en un largo proceso que empezó unos 1300 años A.C. y culminó aproximadamente en el año 100 D.C. Las señales de su antigüedad se revelan desde el primer libro de la Biblia, Génesis. 

Los escritores redactaron los libros en rollos de papiro, los cuales se guardaban es vasijas especiales de barro para su conservación (Jer.32:14). Y cada escritor presenta un estilo de redacción, haciendo uso del contexto, lenguaje y costumbres y en diversos géneros literarios: narrativo, lírico, didáctico, profecía (Ap.1:11b), etcétera.

AUTORÍA

Hay libros que llevan el nombre de su autor como es el caso de los profetas (Jer.30:2) y los evangelios. Sin embargo, hay libros que han entrado en discusión por los estudiosos respecto a su autoría, como los libros del Pentateuco, Job, Eclesiastés y Hebreos, entre otros.

¿CÓMO SE ARMÓ LA BIBLIA?

La Biblia se armó por medio del “Kanon” o “Canon”, que en griego significa “caña recta” o “vara para medir” o “regla para medir”. La Iglesia lo llamó “Regla de fe” o “Regla de verdad”. Lógicamente que en este caso el Canon no es un objeto para medir, sino una lista de requisitos para evaluar los libros que hablaban acerca de Dios, y si eran aceptados o no eran aceptados.

CANON JUDÍO ANTIGUO TESTAMENTO

Es el Canon que reconoce los 39 libros del A.T. Estos Libros se usaban en Palestina en los tiempos de Jesús. Como referencia encontramos varios pasajes de las Escrituras, mencionados por Jesús y los apóstoles. 

No se sabe con exactitud cuándo fue definitivamente cerrado el canon Judío. Para unos sería en tiempo de Esdras y Nehemías (s. V a.C.); para otros, en la época de los Macabeos (s. II a.C.). Lo cierto es que los judíos en el siglo I ya tenían una colección de libros Sagrados, que consideraban como inspirados por Dios, y que contenían la revelación de la de Dios hecha a los hombre. 

CANON CRISTIANO NUEVO TESTAMENTO

Este canon se dio por concluida en una tercera gran Asamblea en el Concilio de Cartago, 397 años D.C. donde se reconocieron 27 libros sagrados que conforman el Nuevo Testamento.

Este trabajo no fue nada fácil, pues, duró muchos años de dedicación, investigación y un análisis detallado de cada libro. Así los libros que reunían los requisitos para ser aceptados son los que actualmente encontramos en la Biblia.

¿Cuáles eran los requisitos que debían cumplir los libros o epístolas para ser aceptados por el Canon?
  1. Debía ser escrito por un apóstol o discípulo de Jesús, o amigos cristianos cercanos a ellos, como es el caso de Marcos y el médico Lucas, hombres cristianos, colaboradores en el trabajo misionero.
  2. Debía ser aceptado y leído por las iglesias de aquel entonces, como la Iglesia de Éfeso, Tesalónica, Roma, etcétera.
  3. Debía ser un libro que haya ayudado a conocer la verdad sobre Dios, Jesús y el Espíritu Santo.
SEGUNDO CANON (Canon Aejandrino)

Se encuentra en la Biblia católica que incluye siete libros más, llamados “Libros Deutero-canónicos” que significa “Segundo Canon”, porque estos libros fueron incluidos después que el canon judío se cerró. La Versión católica obedece al Canon Alejandrino de los Judíos helenistas (no palestinos).

Lo que la diferencia con la Biblia protestante como la versión Reina-Valera que en sus versiones posteriores  no incluyen a los libros Deutero-canonicos.

IDIOMAS UTILIZADOS:

¿En qué idioma se escribió el Antiguo y Nuevo testamento?

El Antiguo testamento fue escrito en el idioma hebreo, excepto algunos versos en arameo que aparecen en el Libro de Daniel y Esdras, pero a decir verdad, muy pocos.

El Nuevo testamento fue escrito íntegramente en griego, pero no en el griego clásico propio de la clase alta, sino en un griego popular y corriente conocido como “Griego Koiné”. 

LA BIBLIA Y SUS TRADUCCIONES:

Las primeras traducciones del Torah judío se realizaron durante el primer exilio en Babilonia, cuando el idioma arameo se convirtió en la lengua de los judíos.

Posteriormente en el año 250 a. C. un grupo de setenta y dos sabios judíos reunidos en Alejandría (Egipto) fueron los que tradujeron el Antiguo Testamento al griego koiné conocida “Como la Septuaginta” (LXX). 

LA VULGATA

El latín era el idioma preferido de los romanos. Y es así que al no haber una traducción de la Biblia en este idioma,  en el año 382. d. C.  El papa Dámaso I decide que se haga una traducción de la Biblia al latín, designando esta tarea a Jerónimo de Estridón, haciendo uso de los textos originales de la época. 

Jerónimo se tardó veinte años en traducir la Biblia. En el caso del Antiguo Testamento se negó a traducirla de la Septuaginta y decidió traducirla del idioma original, y para ello se internó en un monasterio en Belén aprendiendo así el idioma hebreo. A dicha traducción se le denominó “la Vulgata”, ya que estaba traducida al idioma popular del pueblo.

Traductores de toledo
Siglos después, a fines de la edad media comenzó a tomar forma el idioma castellano y la gente no entendía la interpretación de la Biblia Vulgata por medio de los sacerdotes, algo que la iglesia no estaba de acuerdo en traducir la Biblia al español. 

En 1234 se realiza el concilio de Tarragona en donde se decretó quemar otra traducción popular que no fuera el latín. 

Años más tarde el rey de Castilla y de León, Alfonso X en su proyecto llamado “General Estoria” decide patrocinar la traducción de diversos libros de Historia entre ellos, la Biblia Vulgata del latín al idioma español. Este trabajo se realizó en la escuela de traductores de Toledo. Llamada "Biblia Alfonsina” la más antigua en español y publicada en 1280.

REINA – VALERA 

Casiodoro de Reina
Posteriormente hubieron otras traducciones de la Biblia, como la de Martín Lutero al idioma alemán. En 1522 se publica el Nuevo Testamento y en 1534 se publica toda la Biblia. 

La versión más usada por la Iglesia Protestante es la de Casiodoro de Reina, un monje de la orden de San jerónimo sevillano, del Monasterio San Isidoro del Campo, convertido al protestantismo y que en su huida de la inquisición española fue el responsable de traducir la Biblia de los textos originales del hebreo, arameo y griego al idioma español, Biblia publicada en Basilea, suiza, el 26 de Setiembre de 1569. Un trabajo que duró doce años y a pesar que esta versión contenía todos los libros de la Vulgata, no fue bien recibida por la academia de Ginebra, y siendo censurada por Juan Calvino, ya que estaba prohibida cualquier traducción de la biblia en lenguas populares. Esta versión fue conocida como “La Biblia del Oso” porque en su portada aparecía la imagen de un oso intentando alcanzar un panal de miel en un árbol. Y actualmente es considerada una obra de colección.

Años más tarde, en 1582, el monje español Cipriano de Valera se propuso hacer una revisión de la Biblia “Casiodoro de Reina” que fue concluida en 1602 y fue llamada “La Biblia del Cántaro”, porque en la portada se ilustraba la imagen de dos hombres: uno que está plantando un árbol, mientras el otro lo riega con agua que sale de un cántaro algunos relacionan esta imagen con 1 Co. 3:6. 



En esta ocasión el trabajo de Cipriano de Valera fue aceptada por la academia de Ginebra, colocando a los libros Deutero-canónicos en una sección aparte entre el Antiguo y Nuevo testamento. Reemplazando algunas notas de Casiodoro de Reina por notas de la Biblia calvinista francesa de Ginebra.

Fue gracias al trabajo de estos valerosos hombres que tenemos la Biblia a nuestra disposición. Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera hombres perseguidos por la Inquisición a causa de la Reforma Protestante y falsas acusaciones, arriesgaron su vida con el fin de que la Biblia pudiese ser alcanzada al pueblo. Años más tarde Casiodoro de Reina fue declarado inocente por el tribunal que lo acusó. Cipriano de Valera respetó el trabajo de Casiodoro considerándola una excelente traducción. 

Esta versión es la más usada por la iglesia protestante o Iglesia Evangélica, y se le conoce como “Reina-Valera” y ha sido reeditada y revisada en varias oportunidades como detallamos a continuación: 1862, 1865, 1909, 1960, 1995 y la Reina-Valera Contemporánea (RVC) de 2009-2011 y la actualizada 2015.

MENSAJE CENTRAL:

La Biblia contiene las sagradas Escrituras y es el Libro por Excelencia, a lo largo de la Historia vemos que ha pasado por diversas versiones y traducciones, sin embargo, el propósito de Biblia no es cuestión de versiones ni ediciones, y ahí todos estamos de acuerdo, sino la de dar a conocer el plan de Salvación cuyo mensaje central para la humanidad es el siguiente: 

CONCLUSIONES
  1. La Biblia es el libro más conocido en el mundo pero no, el más reconocido como Palabra de Dios. Es el libro más antiguo pero el menos valorado, el más buscado pero el más olvidado por muchas personas en el mundo.
  2. La Biblia no es un simple libro es un instrumento que comunica los Principios, Mandamientos y Valores de Palabra de Dios, y por lo tanto merece ser reconocida.
  3. Por su contenido merece ser valorada, por revelar los misterios de Dios y sus enseñanzas para todos los tiempos.
  4. Es necesario promover la lectura de la Biblia, pues en ella se halla la solución a muchos de nuestros problemas y sobre todo el Plan de Salvación para la humanidad.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡GRACIAS POR VISITAR ESTA PÁGINA!