TRADUCTOR

¡BIENVENIDOS A LA ESCUELA DOMINICAL! ARTÍCULOS, LECCIONES, JUEGOS Y OTROS RECURSOS ÚTILES PARA TU CLASE

LICENCIA DE USO:

Los artículos, Guías, y otros documentos publicados en este espacio es © Derecho Reservado. Se permite la copia en cualquier formato siempre y cuando no se alteren los contenidos y se haga reconocimiento del autor y/o de la Institución.

Por: Verónica Reátegui Yesquén

19/10/17

LA ABOMINABLE FIESTA DE HALLOWEEN

La palabra Halloween deriva de la expresión inglesa “All Hallow's Eve” que significa “Víspera de todos los Santos” o “Víspera de Difuntos”. Sus orígenes se remontan años atrás antes del cristianismo, en los tiempos de los celtas, una de la primeras tribus de Europa establecidos antiguamente en la mayor parte de la Galia, en las islas Británicas, y en buena parte de España y Portugal, así como en Italia del norte, Suiza, Alemania del oeste y sur, Austria, Bohemia y la Galacia en Asia Menor. En donde surgen "los Druidas”, clase sacerdotal en Gran Bretaña, Irlanda y posiblemente en otras partes de la zona céltica durante la edad de hierro. Un mundo aparte dentro de su universo mitológico.  

Los Druidas
Julio César señalaba que los sacerdotes druidas eran uno de los dos grupos religiosos más importantes de la sociedad gala junto a los nobles, tenían gran poder en la sociedad, por lo que eran temidos.  Eran responsables de los cultos en donde se practicaba la adivinación y el oráculo y hasta sacrificios humanos (La de criminales, y de algunos inocentes) entre otras actividades judiciales. Las referencias acerca de los sacrificios druídicos se encuentran en los escritos del poeta romano Marco Anneo Lucano, Julio César, el historiador Suetonio y Plinio el viejo. 

Los Druidas eran videntes, poetas, magos, médicos, sacerdotes, conocidos como los sacerdotes de SAMHAIN, “Festival de la Cosecha”,  o también SAMÁN (Pronunciación Sa-ma) “Señor del Cielo y de la Tierra”, dios pagano cuya imagen era la de un esqueleto sosteniendo una hoz o guadaña en su mano que más tarde llegó a ser conocido como la Muerte. Estos sacerdotes satánicos atemorizaban con sus prácticas de destrucción y muerte, creían que el 31 de octubre, víspera del año nuevo céltico, pasaban de la luz a la oscuridad, conocida como “La noche del Samhain”.  Se reunían con los espíritus de los que habían muerto el año anterior y en ese día se hacían sacrificios a SAMHAIN. La celebración se llamaba “Vigilia de Samán”, con una noche de terror que comenzaba a la media noche, las brujas y brujos gozaban de mayor vitalidad. A los propios druidas se les concedía el don de adivinar el futuro, quienes creían que los límites entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos desaparecía completamente, e incluso, que los fantasmas de los muertos venían del otro mundo a llevarse consigo a los vivos.

La noche de Samhain abría el largo y crudo invierno por el que se decía que los fantasmas de los muertos vagaban perdidos en busca de cuerpos que poseer para transitar al otro mundo, hasta la llegada de la primavera; por tal motivo, los sacerdotes druidas preparaban enormes fogatas y hacían conjuros, intentando ahuyentar a los malos espíritus. Por otro lado, a los difuntos se les permitía regresar a sus antiguos hogares a visitar a los vivos, y la gente dejaba dulces o comida en la puerta de sus casas, en la creencia de que los difuntos se irían satisfechos y les dejarían en paz, ya que habían estado confinados a habitar en cuerpos de animales durante todo un año como castigo por sus malas obras. Y para proteger a éstos, el sacerdote dirigía a la gente en ceremonias de adoración diabólica donde se sacrificaba animales como caballos, gatos, ovejas negras, bueyes y hasta se sacrificaban seres humanos como ofrendas que servían para apaciguar la ira de los dioses y evitar que los espíritus de los muertos los lastimaran.

También Los druidas irlandeses recorrían los vecindarios y alrededores en la noche del 31 de octubre para recolectar ofrendas a Satanás. Ellos cargaban linternas, bolsas de dinero y varas de caña puntiagudas. En cada casa demandarían un específico importe. Si el dueño de la casa no daba la ofrenda, el druida los castigaba juntamente con sus apreciados animales, también demandaba todo tipo de comidas extrañas para su propio consumo y para ofrecerla después en el festival de la muerte. Si la gente se negaba a sus demandas, ellos lanzaban una maldición demoníaca sobre el hogar, y la historia cuenta que alguien de esa familia moría en el transcurso del año.

Julio César, quien lideró un ejército romano a tierras celtas hacia el año 55 aC., dijo que los celtas torturaban a prisioneros y a criminales, incluso hasta a inocentes, si no tenían a quien sacrificar.

ORIGEN DE LOS DISFRACES

Durante esa ceremonia diabólica la gente usaba disfraces hechos de cabezas y pieles de animales. Entonces practicaban adivinación, saltaban sobre las llamas o corrían a través de ellas, bailaban y cantaban. Todo esto era hecho para ahuyentar a los malos espíritus. Los disfrazados iban de casa en casa, cantando y bailando. Sus máscaras con sangre coagulándose y sus grotescos disfraces servían para verse ellos mismos como espíritus malignos, y así engañar a los espíritus que entrarían ese día, de esa manera evitaban ser lastimados por ellos. En la edad media, algunos bandoleros se aprovecharon de estas creencias y, después de cometer sus fechorías, iban con el cuento de que los espíritus eran los culpables. Estos truhanes se disfrazaban para parecer diablos y espantos y hacer más creíble su engaño.

TRATO O TRUCO

Los Druidas creían que durante esa noche en particular, los espíritus de los muertos que estaban confinados a habitar en cuerpos de animales como pago por sus malas obras, regresaban a visitar a sus parientes vivos, para hacerles un truco (Treta); es decir, arrojarles un hechizo maligno que les causara daño. Para protegerse de ellos se disfrazaban, pero si su disfraz de piel no había adquirido el suficiente poder para engañar a los espíritus impuros o si por alguna razón olvidaban disfrazarse había otra forma de salvarse de ellos haciendo un trato (trick) con ellos proveyéndoles dulces o comida, dejándolos en la puerta de sus hogares. Esta tradición se ha mantenido en el tiempo y se ha convertido en algo “divertido” lo que hoy llamamos trick or treta (trato o truco), donde los niños van de casa en casa pidiendo dulces a cambio de “Dulces o travesuras”.

Cuando el emperador Constantino decretó que los habitantes de su imperio se convirtieran al cristianismo, muchos ritos paganos se introdujeron. Fue así como el festival de Samhain se infiltro. Ante la imposibilidad de abolir completamente estas fiestas paganas, la iglesia decidió santificar algunas de ellas. En el siglo IX el Papa declaro el 1 de noviembre como el día de todos los santos, en honor a todos los martirizados.

HALLOWEEN HOY EN DÍA

No es difícil reconocerlas entre las antiguas celebraciones de los celtas y sus sacerdotes paganos, con las costumbres aparentemente ingenuas de la celebración del día de Halloween de nuestros días. Aunque hoy en día los disfraces son más variados, siguen siendo un fiel reflejo de la antigua costumbre. Asimismo lo son las visitas de casa en casa pidiendo dulces y la frase que utilizan de 'truco o trato' con la amenaza de hacer travesuras a aquellos que se atreven a no dar lo que se les pide. 

Estas celebraciones parecieran ser inofensivas y hasta simpáticas. El comercio y la sociedad las han aceptado y son ampliamente publicitadas. Hay todo un movimiento social que organiza estas celebraciones en casas, fiestas en clubes. Y lo podemos ver en los establecimientos comerciales adornados con motivos alusivos a prácticas ocultas, y aún los sectores más radicales de la cristiandad guardan silencio ante una práctica que ya no solo es exclusiva de la sociedad norte-americana, sino que ha llegado a Latinoamérica como un producto de importación más de la sofisticada sociedad de consumo norteamericana.

La celebración del Halloween se da inicio en los Estados Unidos alrededor del año 1845. Existen indicios de que antes de esa fecha los peregrinos que llegaron a ese país provenientes de Europa habían prohibido dicha celebración; pero en el año 1845, miles de inmigrantes irlandeses inundaron Nueva York a causa de una escasez de papas.

Se dice que en la actualidad cada 31 de octubre desaparecen un gran porcentaje de niños y niñas siendo engañados con golosinas tóxicas para facilitar el secuestro. El propósito de estas desapariciones de debe a los abominables rituales satánicos que celebran los brujos para obtener poder y para ellos ofrecen en sacrificio a estas pequeñas víctimas.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA AL RESPECTO?

En el libro de Deuteronomio 18:10-12 leemos lo siguiente: 
    "No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti".
En el nuevo Testamento el apóstol Pablo advierte: 
    "No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios. ¿O provocaremos a celos al Señor?" 1 Corintios 10:21-22ª.
    "Y no participéis en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas." Efesios 5:11
De modo que USTED cuando participa de esta celebración, contribuye a la propagación y práctica del culto a los muertos y al Satanismo.

SÍMBOLOS DE HALLOWEEN

LOS COLORES: El color naranja representa el color de las velas usadas para la ceremonia de los muertos. El color negro simboliza las túnicas de las brujas y el manto con el cual se cubría el féretro en la ceremonia.

LA CALABAZA: Los Druidas llevaban consigo un gran nabo hueco al que le esculpían un rostro en la parte frontal, esto para representar el espíritu demoníaco en el cual dependían para obtener poder y conocimiento. Este espíritu es llamado un espíritu familiar. 

El nabo encendido con una vela que va por dentro era usado por los Druidas como una linterna,  conforme iban de casa en casa por la noche. Ellos creían que dicho espíritu habitaría en los nabos y los ayudaría a llevar a cabo los hechizos que habían proferido sobre los hogares y vidas de aquellos que se rehusaban ante sus demandas. Cuando esta práctica vino a América, en los siglos XVIII y XIX, los nabos no eran conocidos, por lo que fue reemplazada por LA CALABAZA, también de color naranja, usada con una vela en el centro para representar al alma condenada que vaga por la tierra. El conocido "Jack-o-lantern" (la calabaza hueca con una vela adentro), ya que tenían una leyenda de un tal Jack (Juan) a quien le prohibieron la entrada al Cielo y también al Infierno (nadie lo soportaba) y se paseaba con una linterna, que era un repollo hueco con un carbón ardiente adentro, que le había dado el mismísimo Diablo.

BRUJA: Deriva de la palabra “Wicca” que significa “persona que practica encantamiento” que tiene pacto con Satanás. Se dice que entre los celtas había muchas de ellas.

ESCOBA: Se usaba en las ceremonias con motivos sexuales acompañada con prácticas abominables.

GATO NEGRO: Simboliza la encarnación de almas humanas que vagaban por el mundo.

OTROS SÍMBOLOS: Murciélagos, telas de araña, espectros y todo lo que tenga que ver con la muerte.

CONCLUSIONES

1. Es urgente enseñar a los niños y a los propios padres, sobre el trasfondo de lo que significa “Halloween” y en qué consiste. Los niños necesitan entender lo que la Palabra de Dios enseña al respecto. Nútrase de datos y versículos claves que les ayuden a reforzar la enseñanza. Busque textos que mencionen acerca del ocultismo, fiestas paganas y la importancia de ser santos delante de Dios, Por ejemplo, tenemos: EFESIOS 5:6-11 
    Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos. Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), comprobando lo que es agradable al Señor. Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas.

2.  Recalque sobre el peligro que tienen estas fiestas ¡No tocar puertas! ya que no conocen bien a las personas que viven allí. Haga mención del peligro de las golosinas tóxicas y/o adulteradas y del contacto con personas desconocidas y disfrazadas.
2. Una vez que los niños hayan entendido el tema y estén conscientes de su significado. Días antes organice alguna actividad divertida para evangelizar a los niños de la localidad acompañada de juegos y concursos enfatizando sobre la importancia de obedecer a Dios en todo y de tomar la decisión de No contaminarse con prácticas paganas y diabólicas.

3. No olvidemos a los niños que salen durante la noche del 31 de octubre a tocar las puertas de las casas. Si algunos niños tocan a tu puerta no dudes en entregarles en una bolsa algunos dulces acompañados con folletos o tratados evangelísticos en contra de Halloween, y a la vez hacerles una invitación especial a la Escuela Dominical animándoles a participar.


0 comentarios :

Publicar un comentario

¡GRACIAS POR VISITAR ESTA PÁGINA!